Convivencia escolar

Entendemos la convivencia escolar como la educación en el dominio de sí mismo, para ajustar la conducta al trabajo y a la convivencia propias de la vida escolar, no como un sistema de castigos o sanciones que se aplica a los alumnos que alteran el desarrollo normal de las actividades escolares. El respeto, la ayuda desinteresada a los compañeros, el orden y las buenas maneras precisan que los alumnos acepten unas normas básicas de convivencia y se esfuercen por vivirlas. El buen clima de un colegio no se improvisa, es cuestión de coherencia y constancia.